La leyenda de la piedra desde donde Cristo subió a los cielos

Es ésta una leyenda que va unida a la devoción a la Virgen de Belén, venerada en una ermita de las cercanías de Zafra. Para acercarse al santuario mariano, se tenía que pasar por el Camino Viejo de Belén, una senda llena de piedras, entre las que había una roca alta en medio de dicho camino, con la señal de una pisada en forma de pie. La tradición y la leyenda decía que aquella piedra había sido el lugar donde Cristo había puesto su pisada para subir al cielo y que aquella huella era del Señor.
Esta leyenda se recuerda en la letra de una canción popular llamada "Vals de Quasimodo"

"Camino viejo, de tus rocas y piedras yo no me quejo,
porque en tu suelo, puso Dios su pisada para ir al cielo"