La Vieja Sinagoga

Es probable que se conserve más íntegra de los que parece. Su sala de amplias proporciones se articula con arcos de una sencilla labor de lazo a la altura de los capiteles. La portada gótica, con semicolumnas torsas, ha perdido la simbología hebraica que debió ostentar en las enjutas. Todo parece obra de la segunda mitad del siglo XV, poco anterior a la expulsión.