Ramón Sergio Hernández de Soto. (1845-1921)

Desde su juventud, en su pueblo natal y en Villafranca de los Barros, se interesó por la cultura tradicional. Aunque se desconocen muchos períodos de su biografía, se cree que entre 1880 y 1886 debió vivir en Sevilla, y relacionarse con folcloristas de la talla de Antonio Machado Álvarez "Demófilo" y de Luis Romero de Espinosa. Con este último tuvo una estrecha relación de amistad, como indica la dedicatoria de dos de las obras más importantes de Hernández de Soto, La Cruz de Mayo (1883) y Juegos infantiles de Extremadura (1884). A Machado dedicó el primer tomo de sus Cuentos populares extremeños (1886). Los otros cuatro volúmenes proyectados nunca llegaron a ver la luz. Hernández de Soto publicó, además, numeroso artículos y materiales folclóricos en las revistas El Folk-lore Frexnense y El Folk-lore Bético Extremeño, y en otras de España y de Italia.

Aunque sus trabajos apenas obtuvieron ningún reconocimiento en vida, y nunca dejó de ser un folclorista amateur, la extraordinaria calidad e interés de los materiales que recogió le han procurado un puesto de honor en el elenco de los grandes folcloristas españoles de finales del siglo XIX. Por otro lado, Hernández de Soto fue uno de los precursores del comparatismo folclórico en España, y muchos de sus análisis y comentarios de los documentos que recogió mantienen su vigencia y una gran calidad.