San Pedro de Alcántara. (1499-1562)

El que en sus años de vida secular se llamaba Juan Garavito Villela de Sanabria, cambió su nombre en 1516 con motivo de su profesió religiosa.El que fuera de una de las cumbres de la mística española, ejerció parte de su ministerio en el Monasterio de San Onofre de La Lapa, Zafra. Este centro era uno de los que había recibido el patrocinio de la Casa de Feria, con ello se esperaba crear un espacio religioso atractivo para aquellos que buscaban alejarse del mundanal ruido y acogerse a la serena armonía del entorno agreste que rodea al citado establecimiento religioso. Allí, Pedro ejerció funciones de guardián y otra serie de cargos para los que estaban destinados los moradores de los conventos; su vida trascurriría por otros cenobios de la orden franciscana, pero su estancia entre nosotros será recordada por que en ella compuso su famoso Tratado de la oración y meditación, en 1533.

El Tratado... considerado por bastantes tratadistas como un resumen del LIbro de Oración de fray Luis de Granada, es defendido por otros como original de San Pedro de Alcántara. El padre Arcángel Barrado Manzano es quien ha aportado más razones para defender la originalidad de la obra. Ya Santa Teresa afirmó que San Pedro de Alcántara "es autor de unos libros pequeños de oración, que ahora se tratan mucho, de romance". El cronista Juan Bautista Morales, en su Memorial, escribió que San Pedro de Alcántara "escribió un pequeño tratadito de ejercicios de oración, muy manual y provechoso, el cual tratado tomó entre manos el docto espiritual varón fray Luis de Granada, gran espejo de la Orden de Santo Domingo, y lo extendió". El Tratado de oración y meditación se estructura en dos partes. La primera dedicada a la oración y meditación, que consta de doce capítulos, entre los que destacan dos series de meditaciones para cada uno de los días de la semana: la primera serie sobre las verdades fundamentales de nuestra fe; la segunda serie sobre la pasión del Señor. Siguen los capítulos en los que explica que es oración, los medios que ayudan a alcanzarla, los obstáculos que se oponen, las tentaciones más comunes que sienten los que se dan a la oración y los remedios para vencerla. La segunda parte tiene seis capítulos y está dedicada a definir lo que es devoción.