Rutas urbanas

Ruta de la Zafra Mudéjar a pie

Un paseo por la villa de las tres culturas. Esta propuesta le permite conocer la ciudad tomando como hilo conductor las manifestaciones artísticas mudéjares, en las que perdura la huella de la Zafra medieval, la "Çafra" de las tres culturas, un escenario de tolerancia en el que convivieron -aunque por poco tiempo- musulmanes, judíos y cristianos


Recorrido


Zafra Musulmana
Del dominio islámico aún restan las ruinas del castillo de El Castellar, una fortaleza que controlaba el valle desde los crestones de la sierra. Fue utilizada como tal hasta el siglo XVI. Su difícil acceso requiere que le dediquemos una mañana o una tarde: las vistas desde el sitio gratificarán el esfuerzo.
Pero nuestro paseo intramuros de Zafra lo iniciamos en la Plaza Chica, la que fuera centro de la villa, el lugar donde se encontraba la casa del concejo y se celebraban los mercados semanales: un espacio rectangular bordeado de soportales, excepto en uno de sus lados menores, donde estaba la Audiencia (actual Palacio de Justicia).
Tras la reconquista de Zafra a mediados del siglo XIII, los alarifes moriscos ( albañiles musulmanes que permanecieron en la villa tras la ocupación cristiana) conservaron su estética -el arte mudéjar- en la arquitectura, pero ahora al servicio de los vencedores. Su éxito fue tal que las formas mudéjares (visibles en el uso de la cal y del ladrillo, o en el de ciertos elementos constructivos como alfices o arcos entrelazados, techumbres de madera. ..) se mantienen en Zafra durante siglos como una faceta más del gusto constructivo popular. Esas características pueden advertirse en la Plaza Chica, donde las arcadas de ladrillo de los portales, enmarcadas por alfices, aúpan las blancas fachadas de las viviendas de la vecindad: y entre las que destaca una que muestra una ornamentación gótico-mudéjar de arquillos ciegos entrecruzados.