Cristóbal de Mesa. (1564-1633)

Fue un militar que se sintió atraído por la literatura, en concreto la poesía, de hecho aprovechaba cualquier momento para componer, incluso en los momentos que le dejaban libre las batallas en las que se encontraba inmerso. Estudió en la Universidad de Alcalá de Henares y Jurisprudencia en Salamanca, sin llegar a finalizarla; pasando posteriormente a Sevilla donde coincidió con Fernando de Herrera, Pacheco, Soto y el gran maestro Medina. Ordenado sacerdote, marchó a Roma, donde permaneció cinco años, adquiriendo una amistad íntima con el inmortal Torcuato Tasso, y siguiendo a la escuela italiana en la poesía española. Vuelto a España, se instaló en Madrid. En el año 1594, publicó su poema heroico "Las Navas de Tolosa", mereciendo de Lope de Vega el calificativo de Trípode de las gracias y las musa. En 1607, sale a la luz el poema "Restauración de España", dedicado al monarca Felipe III. Cuatro años después publica el ensayo titulado "El Patrón de España en el Nuevo Mundo". En el año 1615, procede a la traducción de varias obras griegas: "La Eneída", "La Iliada"... que no llegó a ver publicadas. A pesar de sus dotes poéticas, debió de entrar al servicio de los grandes de la Corte para poder mantenerse, uno de los cuales, el duque de Béjar, se lo llevó a la citada población. Falleció poco después de 1630.