José Álvarez Guerra. (1778-?)

Filósofo y moralista, hermano de Juan y Andrés, fue bisabuelo del poeta Antonio Machado.

Aprendió Lógica, Física y Metafísica en el colegio franciscano de su ciudad natal y más tarde cursó Leyes y Filosofía Moral en Salamanca. Requerido por su hermano Juan, marcha a Madrid para colaborar en la traducción del monumental Diccionario de Agricultura, de Rozier, y durante los cinco años que duró la edición estudió Matemáticas en San Fernando.

El 2 de mayo de 1808 participó en los enfrentamientos contra las tropas francesas que ensangretaron la Puerta del Sol, pero pudo huir a Zafra, donde auxilió a su hermano Andrés en la formación del Batallón de Cazadores de Zafra. En este cuerpo ostentó el grado de capitán hasta que fue destituido por un oscuro motivo, de transfondo político. Por sus conocimientos de Matemáticas y lenguas extranjeras ocupó un puesto en el Estado Mayor del Ejército, sirviendo a las órdenes de los generales Castaños, duque de Ahumada y conde de La Bisbal.

En 1814, destinado en Sevilla, constrajo matrimonio con doña Cipriana Durán, familia del célebre Agustín Durán, compilador de Romancero y miembro de la primera generación de románticos. Ese mismo año publicó unas Indicaciones político militares del estado de la nación española dirigidas a la oficialidad de los exércitos nacionales (Madrid, O.M. de B. 1814). Se trata de un manifiesto de ferviente constitucionalismo que se inscribe en el universo conceptual dieciochesco (soberanía nacional, progreso e ilustración), en el que todavía se movían los liberales de las Cortes de Cádiz. No obstante, algunas frases de estas Indicaciones parecen reflejar un prerromanticismo rousseauniano.

Terminada la Guerra de la Independencia, Fernando VII declaró abolido el cuerpo de Estado Mayor por su significado liberal, con lo que Álvarez Guerra causó baja en el servicio activo. Durante el Trienio Liberal, Argüelles le nombró jefe político de Salamanca (1820), Palencia (1821) y Cáceres (1822). En estos años dirigió una proclama A las Diputaciones Provinciales y jefes políticos de la Península (Valadolid, Imprenta de Roldán, 1821), y fue promotor del Semanario Patriótico de la provincia de Palencia, donde impulsó una Tertulia Patriótica y la celebración de actos de exaltado liberalismo.

Tras la reacción absolutista, tuvo que fijar su residencia en Francia en los años en que los círculos de exiliados liberales comenzaban a impregnarse del romanticismo centroeuropeo. A la muerte del monarca absoluto, volvió a ostentar cargos políticos y en 1836, tras renunciar al gobierno de una provincia, decidió dedicarse al cultivo de la filosofía.

Su obra principal, cuyo título completo es Unidad simbólica o destino del hombre en la tierra o filosofía de la razón, por un amigo del hombre. Obra dedicada a la infancia de Isabel II, apareció en volúmenes sucesivos (1836-1845). Las características del sistema filosófico de Álvarez Guerra son. Panteísmo, Monismo, Armonicismo y docta Ignorancia.