Ruy López de Segura. (1530-?)

Clérigo y autor del Libro de la invención liberal del juego del ajedrez. Los padres eran mercaderes acomodados, con casa y escudo en la Plaza Grande.

Fue clérigo de la parroquia de la Candelaria y más tarde pasó a la corte de Felipe II, en condición de confesor y consejero real. Allí se dio a conocer literariamente con alguna obra sobre numismática de la que sólo se conservan referencias en alguna nota suelta de archivos. En 1563 publicó en Lisboa una obra en latín dedicada al rey Sebastián de Portugal: Grammaticae Institutions.

Pero lo que le hizo verdaderamente conocido fue el tratado de ajedrez, escrito en 1561, que fue objeto de traducciones de toda Europa. De 1584 data la traducción al italiano publicada por Giovanni Domenico Tarsia en Venecia. En 1609 apareció la primera versión francesa a la que siguieron otras varias. En 1647 fray Antonio das Neves lo tradujo al portugués, versión de la que se conserva el manuscrito original en la Biblioteca Nacional de Lisboa. En el año 1570 se embarca para Perú.

El rey Felipe II, aficionado al ajedrez, llamó a la corte al clérigo, lo nombró confesor y consejero y organizó en 1575 un torneo con la participación de Escovara y Ruy López, por parte española, y los italianos Paolo Boi, Il Siracusano y Giovanni Leonardo da Cutro, Il Putino. En la partida final Ruy López venció a Giovanni Leonardo, proclamándose campeón y recibiendo toda suerte de honores de la mano real.

El tratado de ajedrez del zafrense ha sido objeto de numerosos estudios y se ha considerado como base fundamental de la teoría ajedrecística. Su apertura española o juego de salto de Ruy López sigue vigente aún y ha sido analizado y puesto a prueba en la práctica del ajedrez moderno. Básicamente la apertura española consiste en que las blancas inicien el juego adelantando dos pasos el peón de rey y las negras repliquen con el mismo movimiento. En la segunda jugada, las blancas mueven el caballo de rey a la columna del alfil y las negras hacen la jugada idéntica. En la tercera jugada, donde radica la base de sta apertura, las blancas llevan su alfil a la quinta casilla del caballo de reina con una idea estratégica de ataque.